Tormentas,
Piratas y
Tiburones.


Toni Estarellas, autor del libro

La vela es un "deporte" y uno lo puede practicar para divertirse, para competir o como aventura. La vuelta al mundo en un velero es por lo tanto una aventura deportiva a cuyo término no te dan ninguna medalla, pero que te marca para toda la vida.
He navegado con los mejores patrones y eso me enseñó mucho. Vengo de una buena escuela”, dice Xisco Estarellas, que es de los contadísimos mallorquines que pueden presumir de haber conseguido el sueño de todo navegante que se precise: dar la vuelta al mundo. “Somos tan pocos los mallorquines que hemos dado la vuelta al mundo en un velero, que yo solo conozco a Toni Nicolau, que invirtió dieciocho meses con su barca "Encís" (hechizo) y lo hizo en solitario, Sinto Bestard, que es ciego desde hace unos años por culpa de una enfermedad, que la hizo con un barco de diecisiete metros, llamado "Snooty Fox", naturalmente con tripulación, Guillermo Martí Socias, que la hizo la mitad acompañado de su mujer e hijo y la otra mitad, en solitario, y yo, con el "Sirah", acompañado en gran parte del trayecto por mis hijos Antonio, toda la vuelta y Miguel, parte de ella, odisea en la que invertimos veintidós meses de nuestras vidas y toda una eternidad en sueños”, añade.

Xisco Estarellas Martorell se ha convertido por ello en un navegante legendario y el “Sirah”, a pesar de sus casi cuarenta años de antigüedad, el barco mas admirado del Club Náutico de Palma. Además de la vuelta al mundo, el "Sirah" ha cruzado ocho veces el Océano Atlántico con Xisco Estarellas, conocido popularmente como "El Capitán Tormenta", al timón. "Siempre soñé con dar la vuelta al mundo, lo que pasa que tuve que esperar la ocasión de poder hacerlo. Esta me llegó cuando cumplí sesenta años. Soy hijo único, y cuando murieron mis padres, que eran grandes aficionados al mar, decidí honrarles con la vuelta al mundo. Mientras tanto llegaba la oportunidad, me iba a tomar un café al Brasil, que está más barato que en Palma, y cruzaba el Atlántico. Esto me sirvió de entrenamiento porque yo antes de la vuelta al mundo había cruzado el Atlántico, ida y vuelta, hasta cinco veces", cuenta.
Xisco Estarellas nació en Palma de Mallorca el 2 de septiembre de 1938. El único hijo del matrimonio formado por Antonio Estarellas Perelló, propietario de la tienda de zapatos más antigua de Palma, "Calzados Estarellas", en la calle Colón, y María Martorell Mora, propietaria en S´Indiotería de la primera fábrica de almidón que hubo en Mallorca y la última que cerró sus puertas de las veintisiete que llegó a haber. "Mis recuerdos de la infancia están relacionados con el mar. Vivía en el Molinar y salía con el llaüt de mi padre. Con doce años participaba ya en regatas de vela por la bahía de Palma..."

Este texto, constituye parte del prólogo de mi libro, que el periodista, redactor y fundador del diario AS; Miguel Vidal, dedica de forma especial al principal protagonista y conocido personaje, que es mi padre, Xisco Estarellas y que yo; Antonio Estarellas, le honro también escribiendo esta historia. Una historia real que redacté tras el viaje, siguiendo de forma fiel, el diario de a bordo que durante todo el viaje fui redactando minuciosamente. Un diario muy personal y completo, reflejando la realidad de los acontecimientos bajo mi punto de vista, siempre imparcial, pretendiendo con ello dejar testimonio exacto de lo que aconteció durante los casi dos años que duró el viaje.
Tras muchos esfuerzos y la colaboración de muchas personas y amigos, TORMENTAS PIRATAS Y TIBURONES, es un libro de una calidad de impresión extraordinaria y con una cantidad de fotos a todo color poco corriente, alrededor de 160, que enriquecen al lector, introduciéndolo todavía más, en la realidad del momento de esta apasionante aventura alrededor del mundo en un pequeño velero de madera y utilizando un estilo, calificado por el periodista Miguel Vidal, de directo y vigoroso.